Vidal visitó a Juan Manuel Urtubey en Salta

La bonaerense fue hasta la residencia del gobernador en Las Costas. El armado silencioso del peronista que cosecha adeptos de distintos ‘colores’

El gobernador salteño Juan Manuel Urtubey recibió en su residencia, en Las Costas, a la bonaerense María Eugenia Vidal. Ambos compartieron un almuerzo y se tomaron una foto que descolocó a varios, según publicó El Intransigente.

Urtubey y Vidal inauguraron por la mañana la asamblea de la Sociedad Interamericana de Prensa (SIP) y más tarde mantuvieron un encuentro en privado. La imagen entre el mandatario peronista y la dirigente de Cambiemos, en teoría rivales, llamó la atención entre los seguidores de la grieta. Pero quienes conocen al salteño destacan que su estrategia, silenciosa, cosecha cada vez más adeptos, con la mira puesta en las elecciones del año que viene.

El gobernador articula un armado que incluye a sus pares de distintos colores partidarios. Tan solo en la segunda mitad del año, Urtubey recibió elogios y firmó acuerdos con el santafesino Miguel Lifschtz, el rionegrino Alberto Weretilneck, el neuquino Omar Gutiérrez, el chaqueño Domingo Peppo, el cordobés Juan Schiaretti, el entrerriano Gustavo Bordet y el sanjuanino Sergio Uñac.

Recibió esos apoyos en Salta, pero también viajó y recorrió varias de esas provincias, en algunos casos, como Santa Fe, en reiteradas oportunidades. La buena relación que mantiene con Martín Lousteau tampoco es desconocida entre los que observan con lupa el tablero electoral de 2019.

El 17 de octubre, el Día de la Lealtad, fue celebrado en tres partes por distintos sectores del peronismo, algunos con mayor ostentación, como el movilizado acto tucumano, y otros con menos, como el pequeño mitín en Corrientes de José Luis Gioja, o el ultrakirchnerista y fervoroso encuentro en Merlo, de la mano de Gustavo “Tano” Menéndez.

Urtubey se quedó en Salta. Ese día inauguró un programa, “Alimendar”, cuyo objetivo es garantizar la seguridad alimentaria de los sectores más vulnerables de la provincia. En ese mismo evento, dijo: “La lealtad es con los más humildes. Hablar de lealtad cuando tenemos una porción importante de argentinos y salteños con problemas para garantizar su alimentación es una quimera”.

La frase fue un mensaje a los que lo criticaron, dentro del propio peronismo, por no haber ido a Tucumán con Manzur. El acto del exministro de Salud de Cristina Kirchner tuvo en primera fila a sindicalistas sospechados de corrupción, y a viejos caciques de “vista gorda”.

El propio Manzur no puede explicar, si alguien le pregunta con algo de rigurosidad, cómo hizo para tener el patrimonio que tiene, habiendo sido siempre empleado público. Antes de que Cristina dejara la Presidencia, él declaraba 14 propiedades, un auto de alta gama y bienes que en total sumaban 6 millones de pesos, con el dólar a 4 pesos, es decir, 1,5 millones de dólares.

Manzur tampoco leyó el código de ética. Asumió en el ministerio de Salud pese a que había sido electo como vicegobernador de José Alperovich. No ejerció nunca el cargo, salvo para volver y ser candidato a suceder al actual senador.

Con ironía y con ganas de que la escena política la siga dominando Mauricio Macri, muchos incluyen a Juan Manuel Urtubey en un peronismo “colaboracionista”. ¿Será el colaboracionismo que posibilitará al Gobierno contar con un presupuesto el año que viene? ¿El mismo colaboracionismo que, con negociación, permitió recuperar buena parte del fondo sojero que el gobierno nacional había eliminado para cumplir con el déficit cero del FMI? Urtubey, saben los que lo conocen, es un convencido de que la democracia debe garantizarse y que para cambiar gobiernos están las urnas abiertas cada cuatro años.

Y en eso anda el salteño, que se saca la foto con Vidal, pero también critica el manejo de la economía. Dijo, en más de una ocasión, en alusión a las decisiones macristas: “La economía no se maneja con ilusiones, se maneja con la realidad”.

Dejá un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.