Una tendencia marcada y muchos interrogantes

La diferencia con la que se impuso el Frente de Todos abre un abanico de preguntas, de cara a las elecciones nacionales de octubre. Por un lado, en el oficialismo se convocó a una reunión de Gabinete de urgencia en la que se espera que varios de los que hoy acompañan al presidente Mauricio Macri dejen de hacerlo y muchos de los que hoy tenían una fuerte influencia en el mandatario dejen de tenerla.
No es para menos, entre las dos primeras fuerzas, no solo hay 15 puntos porcentuales de diferencia, sino que además no hay fuerzas en la coalición oficialista para revertir tamaña derrota. La única que se mostró esperanzada fue la dirigente Elisa Carrió, quien haciendo gala de su particular personalidad se mostró sonriente y arengó a la tropa de Juntos por el Cambio y le dio un poco de vida al búnker oficialista, que después del discurso de Mauricio Macri parecía más una sala velatoria que un lugar de festejo.
Por otra parte, otro de los frentes que tendrá que atacar el Gobierno es el de la economía y el de los mercados financieros que se espera que hoy reaccionen de manera muy adversa al resultado de las elecciones.
De hecho, apenas se conocieron los resultados en los sitios online, el dólar se vendía casi a 49 pesos.

Dejá un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.