Tras la liberación de Patricio Fontanet, habló la madre de una víctima de Cromañón: “Me siento burlada y estafada”

Nilda Gómez, titular de la ONG Familias por la Vida, se refirió a la salida de prisión del ex líder del grupo Callejeros

La reciente liberación del ex líder del grupo Callejeros Patricio Fontanet por orden del juez José Pérez Arias repercutió en los familiares de las víctimas de la tragedia, que expresaron su enojo, asombro y hasta perplejidad por la resolución.

 

Una de ellas es Nilda Gómez, madre de Mariano Alexis Benítez y titular de la ONG “Familias por la Vida”, quien manifestó sentirse “burlada y estafada” porque desde el Juzgado Nacional de Ejecución Penal Nº 1 no cumplieron con los pasos correspondientes a la Ley de Derechos y Protección de las Víctimas del Delito, disposición 27.372, en concreto el Art. 12.

 

“Hoy a la mañana recibo un correo del Centro Ulloa (brinda asistencia a víctimas del Terrorismo de Estado y de violaciones de Derechos Humanos) donde nos comunicaban que habían recibido una cédula en la que se decía que se iba a realizar la audiencia para avisarle a todos los familiares”, comenzó a relatar Gómez en diálogo con Infobae.

 

Y continuó: “La lista se estaba armando. Ya teníamos 50 anotados”, dijo con respecto a la convocatoria para la audiencia en la que se informaría y escucharía a las víctimas antes de tomar la decisión de darle la salida anticipada a Fontanet.

 

Sin embargo, horas más tarde, tanto ella como el resto de los padres se encontraron con la novedad de la liberación. “Estoy azorada, me siento burlada por la Justicia. Uno se siente estafado como en la primeras épocas de Cromañón, cuando no terminabas de darte vuelta y te firmaban una resolución. Siento que me tomaron el pelo”, confesó la mujer.

 

“No es una ley gratuita. Cada uno de nosotros tuvo que poner un muerto para que se apruebe. Se trabajó mucho, tuvimos que exponer nuestro sentimiento delante de legisladores. No es un regalo de nadie. Es la ley y tienen que cumplirla”, agregó con angustia Gómez, que anticipó que apelarán la medida judicial.

 

“Mañana voy al juez de ejecución penal. No nos van a dar ni cinco de bolilla. Vamos a quedar como unos tontos y rencorosos -informó la madre-. La Ley empezó a regir en febrero con lo cual todos los que salieron antes ni nos enteramos en su momento. No nos quejamos porque había ninguna ley que nos obligara a avisarnos a nosotros. Pero ahora el juez no puede hacer lo que quiera”, concluyó.

 

Fuente: Infobae

Dejá un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.