Tras la cena de Nochebuena, discutió con su madre y le partió un palo en la cabeza

El agresor tiene 24 años y la víctima 48, y según informó la Policía, la intención del joven era asesinar a la mujer

El atacante es un guardavidas de la localidad balnearia de Costa del Este, partido de la Costa, quien fue detenido tras intentar asesinar a golpes a su madre con un bate de béisbol.

El hecho ocurrió alrededor de las 22.30 del último lunes en una vivienda ubicada sobre la calle Las Camelias al 200, en dicho balneario de la provincia de Buenos Aires, donde vivían Lautaro Javier Wendler, de 24 años y de profesión guardavidas, y su madre, María Isabel Muñoz, de 48.

En determinado momento de la cena surgió una discusión entre ambos que concluyó cuando el joven comenzó a golpear con un bate de béisbol a su madre en la cabeza y en todo el cuerpo, además de perseguirla por toda la casa.

Un vecino que escuchó los golpes y los gritos de la mujer llamó de inmediato a la Policía, quienes al llegar a la vivienda se entrevistaron con la víctima, que se encontraba consciente y no quiso denunciar a su hijo.

Muñoz debió ser trasladada al hospital municipal Carlos Macías de Mar de Ajó, donde se constató que había sufrido una fractura de cráneo con hematoma en masa cerebral, un hematoma subdural derecho y una fractura de peñasco izquierdo.

La víctima fue derivada luego a un hospital de la ciudad de Mar del Plata, donde permanece internada, aunque fuera de peligro, a pesar de la gravedad de los golpes recibidos.

En tanto, el guardavidas fue detenido el martes último por la tarde en la misma vivienda donde intentó asesinar a su madre y fue imputado por el delito de “tentativa de homicidio agravado”.

Wendler se negó a declarar el jueves ante el fiscal de la causa, Martín Prieto, a cargo de la Unidad Funcional de Instrucción (UFI) 2 Descentralizada de La Costa, perteneciente al Departamento Judicial Dolores, y continuará en prisión.

En tanto, el imputado fue sometido a una pericia psicológica y psiquiátrica en la Asesoría Pericial Dolores, y se aguardaban los resultados de los exámenes.

Dejá un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.