Llevó a un muerto en su taxi y no lo sabía

La madrugada del cuatro de febrero en Chapinero, Bogotá fue toda una odisea para el taxista colombiano Camilo Cárdenas. Con la intención de ir a una estación de servicio y cargar nafta en su taxi para luego cerrar la jornada laboral se encontró con una mujer que le hizo señas para que se detuviera y le pidió que la llevara a un hotel de la zona para recoger a unos amigos

Del estacionamiento del hotel surgieron tres hombres, uno cargado en aparente estado de embriaguez, por lo que aceptó llevarlos rumbo al barrio Restrepo. “Yo les dije que los llevaba a donde quisieran, pero con la condición de que esa persona no se me fuera a vomitar en el carro”

En la parte trasera del taxi se sentaron dos hombres, el supuesto ebrio, que llevaba puesta la capucha, y el otro que le rodeaba el cuello con el brazo sosteniendo y tapándole la cabeza, y la mujer. “Cuando yo miraba por el retrovisor no le podía ver la cara a esa persona”, contó el conductor.

Según el testimonio del conductor, los individuos tenían acento venezolano y llevarona cabo toda una actuación: “En el camino le decían al borracho: ‘si ve, estuvo muy buena la fiesta pero se pasó. La próxima vez no tome tanto’”

En cuanto llegaron al destino, le pidieron si podía llevarlos a otra parte de Bogotá, el sector de Olaya. Al llegar el taxista les dijo que el viaje costaba $17.000 pesos y estos le dieron $20.000 y se fueron sin recoger el cambio. Al bajarse, atravesaron un callejón y comenzaron a correr, dejando tirado al supuesto borracho.

“Yo me di cuenta (de) que algo había pasado con el tipo que iba tomado. Vi a dos patrulleras de tránsito de la Policía y les grité que fueran por esas tres personas, pero ellas no hicieron nada”. Por no quedarse sin hacer nada, volvió al lugar del hecho y llamó a la policía, que finalmente fue.

En compañía de la policía se dieron cuenta que el hombre tenía dos disparos en la cara: “Me pidieron que lo lleváramos en el taxi, que quizá estaba vivo. Nos fuimos al policlínico del Olaya”. Al llegar al lugar le dijeron que el hombre ya había fallecido. Luego fue identificado como Cristian David Cárdenas Almanza, de aproximadamente 30 años.

Dejá un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.