Eligió un parto domiciliario y su bebé murió

Romina Pizarro tiene 37 años, es de Córdoba, y atravesó el momento más devastador hace siete meses cuando quiso tener a su bebé a través de un parto domiciliario y el pequeño murió

En una entrevista, la mujer se mostró arrepentida por no haber escuchado a los médicos y advirtió por los peligros de esta práctica que en su casa, resultó fatal.

“Mi miedo más grande era que todos mis obstetras y médicos me decían que era muy peligroso intentar un parto natural”, recordó la mujer de 37 años, que ya había tenidos dos hijos por cesárea.

Por eso, contrató mujeres que la asistieron en el parto domiciliario y le aseguraron que no había riesgos. “Me decían que el riesgo más grande era ir a cesárea de nuevo, que nunca había pasado nada”, repasó sobre las supuestas especialistas que le cobraron 18 mil pesos.

“Me tuvieron una semana con trabajo de parto. Pedí varias veces ir a la clínica porque no me sentía bien. Ellas venían a casa y me controlaban, me decían que estaba todo bien. Y el último día, yo estaba ya sangrando y con mucho dolor, me hicieron el último control y mi bebé ya no estaba más”, explicó.

Además, agregó: “A veces el sueño de tener un parto natural te lleva a creer cosas que no son y a confiar en gente que no sabe lo que está haciendo. Lo que hicieron conmigo fue un desastre. Te lavan mucho la cabeza, ellas juegan con la vida de nosotros y cuando le salen mal desaparecen”.

Dejá un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *