El huracán Michael deja al menos dos muertos en Florida

El huracán Michael desató su furia este miércoles a primera hora de la tarde cerca de Panama City en el noroeste de Florida, donde tocó tierra. De categoría 4, el séptimo gigante de este tipo de la temporada se presentó con vientos de 155 millas por hora (249 km/h), que están provocando daños catastróficos a lo largo de los pueblos pesqueros, bases militares y playas turísticas de la zona. Las autoridades han confirmado que hay dos víctimas mortales, una de ellas seguramente afectada “por la caída de un árbol”.

“Es hora de evacuar la costa. Los bomberos y policías no podrán salir en medio de la tormenta. Si elige permanecer en una zona de evacuación, debe BUSCAR REFUGIO INMEDIATAMENTE“, terminó de escribir en mayúsculas el gobernador de Florida, Rick Scott, en su cuenta de Twitter horas antes de la llegada de la tormenta, que trajo consigo los peores vientos en 100 años al tocar tierra. Michael es el tercer huracán más fuerte en azotar la zona continental en Estados Unidos, según su presión barométrica, sólo por detrás de la Tormenta de Labor Day en 1935 y Camille en 1969.

El miércoles por la tarde se registró la primera persona fallecida después de que en el condado de Gadsden cayera un árbol sobre la vivienda de un hombre, según confirmó la portavoz de la Policia local, Anglie Hightower. Horas después el huracán cruzó el suoreste de Gerogia con vientos sostenidos de 90 millas por hora ( km)

Una vez que Michael abandone Florida, empezarán las labores de rescate y ayuda a los damnificados. En un principio, se han dispuesto 54 refugios y se distribuirán 1,5 millones de comidas.

Con más de 375.000 personas que habían recibido la orden de evacuación, una de las grandes preocupaciones estribaba en la marejada de entre 9 y 14 pies de altura, que causó grandes inundaciones en la costa. Hay preparados 2.500 miembros de la Guardia Nacional y 350 agentes de la Patrulla de Carreteras, ya que la mayoría de los residentes ignoraron las órdenes de evacuación. Asimismo, se espera que se registrasen entre 100.000 y 200.000 cortes de luz a consecuencia del huracán.

Un monstruo que además pasó rápido de ser una tormenta tropical durante el fin de semana a un peligroso huracán de categoría 4, impulsado por la poco frecuente temperatura templada de las aguas del Golfo de México, que están a 28,8 grados centígrados. Una circunstancia que se empieza a valorar en la comunidad científica como posible efecto del cambio climático, a pesar de que en este caso Michael se haya presentado justo en medio de la temporada de huracanes, que comienza el 1 de junio y termina el 30 de noviembre.

Ya el año pasado la costa occidental registró en el Atlántico occidental una serie de huracanes, entre los que destacaron Harvey en Texas, Irma en el Caribe y Florida, y María, que se ensañó con Puerto Rico, donde dejó más de 3.000 muertos.

Una tragedia que trascendió a la agenda política después de que el presidente de Estados Unidos, Donald Trump, calificase la respuesta al huracán de un “‘éxito increíble”. De momento, a cuatro semanas para las elecciones de mitad de legislatura, en las que se renueva al completo la Cánara de Representantes y un tercio del Senado, los políticos, sobre todo de Florida, estado más afectado por el huracán, se han encargado de hacer ver a los votantes que están en todas partes.

Entre ellos, destacó el gobernador republicano de Florida, Rick Scott, que se presenta a senador de su estado contra el demócrata Bill Nelson, uno de los políticos más destacados de su partido. Ambos se han encargado de hacer entrevistas desde el Centro de Huracanes de Miami. Por su parte, el alcalde demócrata de Tallahassee, Andre Gillum, candidato a gobernador, también se encargó en dejar claro que tenía la situación bajo control después de las críticas por su gestión del huracán Hermine en 2016.

Desde la Casa Blanca, Trump también se aseguró se atender a los periodistas junto con la secretaria de Seguridad Nacional, Kirstjen Nielsen, y el jefe de la agencia Federal de Gestión de Emergencias (FEMA, por sus siglas en inglés), Brock Long. Trump confirmó un acto electoral en Pensilvania de cara a las elecciones legislativas, anteriormente citadas, consideradas un referéndum de su presidencia.

EM

Dejá un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *