Caso AMIA: Recambios en la unidad fiscal especializada

El fiscal federal Sebastián Basso fue designado por Eduardo Casal, procurador general, como el nuevo miembro de la Unidad Fiscal que tiene a su cargo la investigación en torno al atentado contra la AMIA.

De este modo, Basso se suma a Santiago Eyherabide así como a Roberto Salum a la citada Fiscalía comandada en su momento por Alberto Nisman.

Así comienza a reorganizarse la Unidad Fiscal especializada en torno al atentado registrado en julio de 1994. Es que Roberto Salum retomará paulatinamente sus tareas en la Fiscalía a su cargo en la ciudad santafesina de Reconquista.

Y Sebastián Basso, proveniente de Morón, comenzaría de forma progresiva a ocuparse de algunas de sus tareas.

Mientras tanto, Santiago Eyherabide seguirá desarrollando su trabajo de forma simultánea en la Unidad Fiscal así como en la fiscalía a su cargo en la localidad de Azul.

Ante estas nuevas decisiones, Basso terminaría siendo el flamante coordinador de la Unidad Fiscal que investiga el atentado contra la Asociación Mutual Israelita Argentina. Lo cierto es que ya se le ha dado la llave para que ocupe la oficina que usaba el fallecido fiscal Nisman, quien encabezó dicha unidad.

El despacho enfrente la Plaza de Mayo y se ubica en el edificio de la Franco Argentina donde son muchas las personas encargadas de dar con pistas para resolver la lo sucedido en la AMIA.

Importante resulta recordar que Leonardo Filippini así como Sabrina Namer conformaron el equipo que se hizo cargo de la investigación tras la muerte de Nisman, el 18 de enero de 2015.

Dicho equipo se abocó desde ese momento a tratar de encontrar datos genéticos de los responsables del atentado.
De ese modo, se encargaron de dar con ese tipo de rastros en la Traffic que impactó contra el edificio de la mutual judía.

Dejá un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.