Así quedaron los amigos que viajaron en el techo del tren y se electrocutaron. VIDEO

La escapada de verano de dos amigos casi se convierte en una tragedia. Después de pasar unos días en Mar del Plata, ambos jóvenes decidieron no pagar el boleto de vuelta del tren Roca y se subieron al techo de una formación para esquivar los controles. Nunca se imaginaron que a menos de 100 kilómetros de sus casas, iban a recibir una fuerte descarga eléctrica que casi los mata. La pesadilla de José Fonseca, de 18 años, y Ciro Ferreyra, de 20, ocurrió esta mañana a la altura de la localidad de Remedios de Escalada en Avellaneda. A pesar de que habían logrado escabullirse de los efectivos de seguridad desde la ciudad balnearia, en ese punto del viaje se electrocutaron con la catenaria, que es la línea aérea de la que toman la corriente los trenes eléctricos, publicó TN.

Los jóvenes, que viven en Berisso y La Plata respectivamente, fueron alcanzados por una descarga de 25.000 voltios. Ciro logró salir ileso y fue quién logró explicarle a los policías lo que habían hecho: estuvieron todo el viaje entre dos coches de la formación 304, con medio cuerpo que sobresalía por encima del techo.

A diferencia de su amigo que no tuvo ninguna lesión, José tenía quemaduras graves en la cadera, el tronco, la cabeza, el cuello y otros miembros superiores. Cuando el personal de SAME llegó al lugar, lo vieron deambulando por sus propios medios con toda su ropa despedazada. Los agentes le pidieron que se quedara sentado hasta que lo pudieran subir a la ambulancia, pero el joven, bastante aturdido, insistía en pararse y caminar.

Ante la complejidad de cuadro, lo trasladaron al hospital Fiorito, en donde fue intervenido en un quirófano para tratar las heridas y luego fue derivado a terapia intensiva.

Por la imprudencia de estos amigos, se produjo un corte de energía en la catenaria y las autoridades del Roca tuvieron que demorar e interrumpir su servicio de los ramales La Plata y Bosques, hasta las 10.30. Mientras que el resto de los pasajeros que viajaban en el mismo tren que José y Ciro se tuvieron que bajar y abandonar la unidad a pie, costeando las vías.

 

Dejá un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.